17 de septiembre de 2010

Egoístamente para mí


No. En general, la gente no entiende por qué escribo; a veces ni las personas más cercanas a mí.
Escucho con mucha frecuencia el sufrimiento de los que escriben. Son tan comunes las metáforas de la escritura desgarrada, como dar a luz a un poema; de la escritura sufrida y abnegada, como la madre que cuida a sus hijos ingratos que terminan por abandonarla; de la escritura frenética que exorciza los demonios internos. Las quejas porque hay que redactar un paper o un texto de divulgación, la tesis, una circular. Por la fecha límite, porque si no hay presión no escriben, por cómo redactar las cosas…
A mí no me sucede nada de eso. Tampoco sufro la urgencia de escribir porque tengo algo que decir, porque necesito expresarme (y llegar así a una catarsis liberadora), porque necesito publicar. No: Publish or perish no es mi caso, aunque a veces mi padre se desespere e insista: “Ya publica, Miguel. Publica.”
Pero, con toda sinceridad, no me hace falta, no me desvela la persecución de la fama, de dar al mundo otra obra maestra, ganar reconocimiento por mi pluma (aunque, lo reconozco, así como están las cosas, ganar algo de dinero por escribir no me viene nada mal).
No. Nada de eso: yo escribo sin importar de qué, sin importar para qué, sin importar para quién: como dice Juan Ramón Jiménez en el “Prologuillo” de Platero y yo: “escrito para... ¡qué sé yo para quien! ...para quien escribimos los poetas líricos”. Yo escribo simplemente porque lo disfruto como pocas cosas en el mundo.
Gozo tanto escribiendo que difícilmente podría considerar a la escritura un trabajo, palabra que, desde su origen, implica sufrimiento, tortura. Ni siquiera como el “trabajo gustoso” de Juan ramón Jiménez. Parafraseando a Manuel Machado, escribo porque quiero, no por interés ninguno, “y el gusto siempre es el gusto”.

5 comentarios:

Ricardo Trapero dijo...

Tu no dejes de escribir mientras uno disfrute leerte hermano.

Prof. Miquel Nadal Palazón dijo...

No pienso dejar de escribir, aunque no me leyera nadie. ;)

Ricardo Trapero dijo...

Eso pasará hasta que nos quedemos ciegos, aunque puedes editar en Braille o audio libro.
O de plano que nos lleve la calaca.

Aarón Hernández dijo...

Pues solo llevo leyendote unos días, pero apoyo a tu papá... deberías publicar... Pues así como te causar placer escribir estoy seguro que a muchos les causará placer l leerte.

Prof. Miquel Nadal Palazón dijo...

Al parecer, Umberto Eco también escribe nomás porque le gusta. http://www.elpais.com/articulo/portada/escribo/elpepusoceps/20110102elpepspor_9/Tes ;)